La residencia

Colectivo La Alhóndiga-Sector III

© De los textos:
Rosa María Cordero, Mercedes León, Olga Luján, Milagros Saenz de Miera y Ángela Villalba, 2021,
miembros de los talleres de escritura creativa La Alhóndiga y Sector III,
dirigidos por Ángeles González y Mercedes Almorox
Relato construido a partir de trabajos de los participantes
© de esta edición digital:
Líbere Letras, 2021
Asociación Líbere, Educación y Desarrollo,
bajo licencia CC-BY-NC-SA
© de la imagen:
Charo Toledano, 2021
Diseño web:
Eduardo Gayo López


Contemplar un día más es el objetivo. No se trata de pasar el tiempo, sino de resistir y, para ello, es fundamental hacerlo con ánimo. Mandaron llamar a varios especialistas que se afanan en proporcionarle cuidados y, por supuesto, ahí está el sol. Entre todos ayudarán a que mi rosa continúe a mi lado.

El confinamiento la pone muy nerviosa. A toda costa quiere salir de su diminuto cuarto haciendo oídos sordos a todo lo que cuentan sobre ese virus y, aprovechando un descuido del personal, sale a la calle a encontrarse con su hija, pero sus piernas cansadas la obligan a volver y, desorientada, entra en la habitación de su amiga y compañera del centro, Tina, y ve que se encuentra muy grave… Una de las cuidadoras, muy enfadada al verla, la acompaña de inmediato a su habitación. Horas más tarde recibe su hija una triste noticia de la residencia: su madre está muy enferma y va camino del hospital. Y a mí tan solo me dejan despedirme mandándole un beso en el aire a través de los cristales de una ventana…

Los días transcurren lentamente. Echo en falta la intimidad de mi casa y el calor de mi gente, y espero con ansiedad los escasos minutos que paso en el jardín. Son contadas las visitas que recibo, y aun así, me he contagiado con ese mortífero virus del que hablan en las noticias. Desde entonces me veo obligado a un doble confinamiento, recluido en la habitación más alejada y sin el menor contacto con el resto de residentes. Mi ansiedad aumenta día a día, tanta soledad me está volviendo loco y lloro continuamente. La fiebre y la falta de movimiento van mermando mis fuerzas y, entre alucinaciones, veo muy de cerca la muerte.

Y es entonces cuando aparece la luz, cuando nuestras esperanzas se habían perdido entre el polvo y las telarañas de nuestras tragedias. Gracias a la luz quedan enterradas en los rincones y abrimos nuestras puertas para ver aguas limpias bañar nuestro corazón. Está amaneciendo, el sol empieza a brillar y la vida comienza de nuevo. La tristeza desapareció. El mundo se inunda de esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close